lunes, 20 de enero de 2014

Candida Peña González y sus maravillas: Tejido a croché.

Cándida Ersida Peña González, mujer tejedora de Sancti Spíritus, provincia situada al centro de Cuba.
Por Nila Capetillo Casanovas
Fotos de la autora

A los 9 años, la septuagenaria Cándida Ersida Peña González  comenzó a tejer  sencillas muestras, más tarde fue ganando en conocimiento para adentrarse en complicados diseños, que hoy admiran sus coterraneos y quienes visitan Sancti Spiritus."Aprendí en la escuela de Monjas  "San Juan Bosco", donde recibí clases de tejido y bordado. Desde chiquita mi madre me dijo: tienes que aprender a hacerte tus zapatos"A Cándida le viene muy acorde su nombre, por su trato a las personas unido a su  manera propia de concebir  cada una de las obras, pañueños, tapetes, adornos para vestidos y blusas, muñecas.
" Yo le hice la Canastilla a mis hijos, le agradezco a Lina Morejón una vecina de nuestra casa, quien me enseñó las primeras labores para tejer a croché, es un arte muy hermoso, pues se necesita una aguja exclusiva  para hacer los puntos. El punto básico es la cadeneta, luego le incorporamos otros puntos, como por ejemplo randa y cruz entre otros. Me siento muy agradecida de ser una mujer tejedora, por la fuerza interior que  ha proporcionado a  mi vida."


La provincia de Sancti Spíritus atesora una reconocida tradición de las artes manuales, en particular las mujeres tejedoras.


 


Que grato  me resulta escribir  Espíritu Santo,  nombre que lleva  la  cuarta Villa fundada en Cuba, ubicada en la región central de Cuba, a más de 300 kilómetros de La Habana, y que está proxima a cumplir los 500 años. Conocida ahora como Sancti Spíritus, fue bautizada el 4 de junio de 1514 como  la Villa del Espíritu Santo, su  nombre  encierra las más sugerentes interpretaciones para su pueblo querido y hospitalario.
Iglesia Parroquial Mayor o Templo del Espíritu Santo(Siglo XVII) Sancti Spíritus, Cuba.
Un abrazo a los espirituanos. Dios los siga bendiciendo con excelente educación familiar, artistas de la plástica, artistas carpinteros, artesanos, su  salvaje Rio Zaza, higene en las calles, sus campos reverdecidos, hombres y mujeres que día a día trabajan la tierra, sus museos, su arquitectura colonial, entre muchas más bellezas  para  compartir nuevamente con su gente chévere.

No hay comentarios:

Publicar un comentario