viernes, 11 de mayo de 2012

J.R y José Parlá visten paredes de la ciudad de La Habana



                                  Calle San Miguel entre Aramburu y Soledad.
                                  Fotos: Nila Capetillo                                 
                                                       

Dijo el Sabio en los  proverbios: ‘La gloria de los jóvenes es su fuerza, Y la hermosura de los ancianos es su vejez’. Sugerente arte urbano por las calles de La Habana en la XI Bienal

Transcurren las jornadas intensas de la Oncena Bienal de La Habana que se extenderán hasta el próximo mes de junio. Tuve la bendición de encontrarme con  ‘Los surcos de la Ciudad’,  proyecto original del notable fotógrafo francés  J.R. quien  por primera vez trabaja  junto al reconocido pintor  José Parlá,  de Estados Unidos.  Estos dos artistas  realizaron,  por estos días,  muy cálidos en el Caribe, más de 20 murales diseminados por las calles de la capital cubana. El trabajo de Parlá se inserta en la textura, la historia del muro, y en ese contexto el artista  despliega su imaginación sobre la pared,  mientras J.R. coloca la foto de una persona, siempre anciana. Ellos consideraron que  Cuba era propicia por las grietas en las paredes antiguas, una condición importante para hacer este tipo de  trabajo. Me explican que se utiliza pintura,  papel y goma resistentes para proteger la obra  del viento, el sol y la lluvia, por varios años. 

A J.R. le encanta hacer fotografías  de las personas mayores, sobre todo mujeres heroínas de la sociedad. Dice este  profesional del lente que  ‘no son artistas famosos, ni políticos, ni escritores, ni gente que conozcamos, hacemos las fotos y las entrevistas al azar, con gente sencilla, de pueblo’, con  selección previa de los muros  donde se van a realizar las obras y coordinar con los futuros entrevistados. J.R. invitó a José  Parlá ‘porque considera que su trabajo  en Los surcos de la ciudad que ha hecho en otros países  se parece a las paredes de La Habana’.  Esos surcos te hablan de una historia que debe descifrar,  captada a través de gestos rítmicos de los entrevistados, considera el artista estadounidense: ‘Las paredes son utilizadas como el espejo sicológico de la ciudad, lo que voy  escribiendo con mi caligrafía, las historias responden a signos que  acompañan las fotografías de J.R. 

Fotografías  que reflejan las arrugas y  gestualidad captadas mientras los artistas conversan con los ancianos…Este mural muestra  a un hombre muy pensativo mirando al cielo, que representa la poesía de la persona con el muro’ Este   mural está  ubicado en la Calle San Miguel, entre Aramburu y Soledad, en la barriada de Cayo Hueso, Centro Habana’. Por primera vez J.R. trabaja con José Parlá  en nuestro país, ellos dedican estos murales urbanos al pueblo de Cuba. El famoso  proyecto de ‘Los surcos  de la ciudad’ se realizó en Cartagena,  España, Shanjai, China y en Los Ángeles Estados Unidos. Una oportunidad digna de admirar, que  llama la atención de los que transitan por las calles habaneras donde han dejado su impronta estos dos hombres de elevada sensibilidad  artística,  excelente idea de combinar sus acciones. La estética de sus obras y sus signos están en función de  todos los ciudadanos. 

Las huellas de su arte  se pueden ver también por la intercepción de Sitio y División, Padre Varela y Carmen. Jesús Peregrino y Belascoaín, G y 17 en el Vedado entre otras calles, que exhiben   más de una veintena de murales  de J.R. y Parlá. Un arte del que podemos decir no se olvida,  emociones que despiertan nuestro interés por la fuerza de las  imágenes presentes que se extiendes en las altos muros. Son trabajos que  estimulan la  reflexión sobre los trazos de José Parlá  y las instantáneas de  J.R. invitados a la Oncena Bienal de La Habana. 

Un acercamiento a la pintura mural contemporánea mientras caminamos por la  parte antigua de la ciudad. Agradecimientos a nuestros artistas y  a todos los  creadores que han venido desde otras tierras  a entregarnos  la riqueza de su trabajo,  con exposiciones personales, muestras  colectivas, acciones plásticas al aire libre.  Prácticas novedosas actuales que se pueden observar en diversos espacios arquitectónicos y  físicos. Nuevamente los artistas tienen la oportunidad de desplegar sus ideas en amplios espacios, mostrar sus estilos, no sólo en el centro de la ciudad sino también en municipios de la periferia. 

Espacio público que se aprovecha cada vez más  en Cuba. Imágenes que quedarán  ahí por varios años, y que la gente del barrio las incorpora a su vida cotidiana. Sin  necesidad de invitación porque  nuestros propios pasos al andar por las calles y plazas  habaneras  nos llevan a  establecer un diálogo permanente con  esos murales,  para que nuestros ojos observen  el arte contemporáneo y disfrutar  de un paisaje urbano  inspirador como este de ‘ Los surcos de la ciudad’ proyecto que centra  su mirada fotográfica en la imagen de las personas de avanzada edad porque ‘la gloria de los jóvenes es su fuerza, Y la hermosura de los ancianos es su vejez’.

Nila Capetillo Casanova

No hay comentarios:

Publicar un comentario